sábado 7. diciembre 2019

Ilusiónate

 


Economía y Políticas Sociales
¿una Europa más justa?



Nuestas raices:
PENSAMENTO SOCIAL CRISTIANO
  • Peter Henrich o.p.

     

    Una economía de mercado socialmente ordenada


    La doctrina social católica exige una economía de mercado libre y ordenada socialmente. Derivándose de la oferta y demanda en el mercado, se establece un precio de mercado para los bienes y servicios producidos. "Cuando una empresa da beneficios, eso significa que los factores productivos han sido adecuadamente empleados y que las necesidades humanas han sido satisfechas debidamente." (CA 35)

     

    La economía de mercado es un sistema de toma de decisiones descentralizado; no son ni las instancias estatales ni las sociales quienes determinan qué productos y servicios se comercializan. No hay metas de producción a programar centralizadamente. "Si hay confianza recíproca y generalizada, el mercado es la institución económica que permite el encuentro entre las personas, como agentes económicos que utilizan el contrato como norma de sus relaciones y que intercambian bienes y servicios de consumo para satisfacer sus necesidades y deseos. El mercado está sujeto a los principios de la llamada justicia conmutativa, que regula precisamente la relación entre dar y recibir entre iguales." (CIV 35)

     

     leer más

     

     

     

    "Es necesario, por ello, que las riquezas, que se van aumentando constantemente merced al desarrollo económico-social, se distribuyan entre cada una de las personas y clases de hombres, de modo que quede a salvo esa común utilidad de todos (...)". Papa Pío XI. (Quadragesimo anno, 57-58)

     

     

    "Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidadno se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. Papa Francisco (Evangelii Gaudium, 202)

     


    Vivir la caridad significa no buscar nuestro propio interés, sino llevar los pesos de los más débiles y pobres.

     

     

  • Ignace Berten o.p.

     

    ¿Una Europa Solidaria?


    La Unión Europea ha renunciado de hecho a asegurar un modelo social común; ella misma está expuesta a una mundialización dominada por un capitalismo financiero ciego que ha desplazado al capitalismo productivo e industrial. Por decisión política, Europa ha sido entregada al mercado, en detrimento de los ciudadanos y especialmente de los más frágiles.

    “Habéis privado al pobre de su dignidad” dice el apóstol Santiago (2,6). El Papa Francisco es muy claro sobre la urgencia de una reforma política: “La necesidad de resolver las causas estructurales de la pobreza no puede retrasarse, no solamente en razón de una exigencia pragmática de obtener resultados para poner en orden en la sociedad, sino por sanarla de una enfermedad que la hace frágil e indigna, y que no hará sino llevarla a nuevas crisis. […] En tanto no se resuelvan de forma radical los problemas de los pobres, y no se renuncie a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera, y no se aborden las causas estructurales de la disparidad social, los problemas del mundo no se resolverán de manera definitiva. La desigualdad social es la raíz de los males de la sociedad. La dignidad de cada persona humana y el bien común son las cuestiones que deberían estructurar toda política económica” (Evangelii gaudium, nn. 202 et 203).

     leer más

     

     

     

    "Es necesario, por ello, que las riquezas, que se van aumentando constantemente merced al desarrollo económico-social, se distribuyan entre cada una de las personas y clases de hombres, de modo que quede a salvo esa común utilidad de todos (...)". Papa Pío XI. (Quadragesimo anno, 57-58)

     

     

    "Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidadno se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. Papa Francisco (Evangelii Gaudium, 202)

     


    Vivir la caridad significa no buscar nuestro propio interés, sino llevar los pesos de los más débiles y pobres.

     

     

  • Prof. Johan Verstraeten

     

    La justicia en el Pensamiento Social Católico


     

    El pensamiento social católico no sólo aboga por la caridad y la solidaridad, sino también por la justicia. Para entender ésta adecuadamente, los tres componentes deben distinguirse: la justicia general, la justicia distributiva y la justicia conmutativa.

    En primer lugar está el deber de los ciudadanos a contribuir al bienestar de todos. Ya en la Europa medieval, Tomás de Aquino lo expresó en términos de justicia general o legal, reafirmando la idea fundamental de Aristóteles de que la justicia es la virtud más perfecta, ya que orienta la acción humana hacia los demás y para el bien común. Recientemente, los obispos de Estados Unidos han actualizado esto en términos de "justicia contributiva", el deber de los ciudadanos "de ser participantes activos y productivos en la vida social". Es deber de los ciudadanos " ayudar a crear productos, servicios y valores no materiales y espirituales " necesarios para el bienestar de toda la sociedad. Esto significa que no sólo el trabajo en el ámbito económico es importante, pero también otras actividades que enriquecen a la sociedad como el arte, la poesía, la convivencia, el trabajo voluntario, la contemplación, el cuidado, etc. (Justicia económica para todos , n. 71).

     

    leer más

     

     

     

     

    "Es necesario, por ello, que las riquezas, que se van aumentando constantemente merced al desarrollo económico-social, se distribuyan entre cada una de las personas y clases de hombres, de modo que quede a salvo esa común utilidad de todos (...)". Papa Pío XI. (Quadragesimo anno, 57-58)

     

     

    "Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidadno se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. Papa Francisco (Evangelii Gaudium, 202)

     


    Vivir la caridad significa no buscar nuestro propio interés, sino llevar los pesos de los más débiles y pobres.

     

     

Hagamos que ocurra:
PROPUESTAS DE ORGANIZACIONES CRISTIANAS
MÁS PROPUESTAS

KAB


 

Establecer un salario mínimo europeo

KAB


 

Introducir el domingo como día semanal de descanso común en Europa

Cáritas Europa

 

Controlar la puesta en práctica efectiva de las políticas de integración de los gitanos

KAB


 

Un Pacto de Estabilidad Social con una protección social según el „método del corredor

KAB


 

Introducir una semana de trabajo de 30 horas en Europa

KAB


 

Un nivel lo menor posible de impuestos sobre las empresas, la propiedad, las herencias y el rendimiento de los capitales

Cáritas Alemania

Photographer: Lim Yong Hian
 

Conservar las rebajas fiscales para ciertas actividades de interés general

Cáritas Alemania


 

Establecer medidas de apoyo y de acompañamiento para la integración de los parados de larga duración

Federcasse

 

La UE debe fomentar un modelo bancario más responsable

http://www.initiative-ixe.eu/